Mando de Playstation Compatible

Mando de Playstation Compatible

Playstation - Gamer Aesthetic

En 1994, la empresa japonesa Sony decidió entrar en el negocio de los videojuegos, viendo que había un hueco tras la caída de Sega. En 1994 se lanzó la PS1. La primera consola que utilizó CD-ROM para los videojuegos. También fue en esta plataforma donde aparecieron las primeras cinemáticas CGI y los escenarios entre niveles.

Nintendo seguía utilizando cartuchos, lo que dejó un hueco a la consola de Sony, que creó uno de los mayores actores en el mundo de las consolas domésticas. Estos mandos se han convertido en un icono de los videojuegos en los últimos años.

Cuando alguien piensa en un jugador, en un heavy gamer, esa persona tiene la imagen de alguien jugando en un PC o de alguien con una Playstation, mando en mano. Y todo ello gracias a las innovaciones de Sony pero también a su comunicación muy agresiva y muy orientada al mercado de las consolas.

El primer mando de Playstation

El mando de PS1, el dualshock, se adelantó a su tiempo en varios aspectos. La primera fue la introducción de una función de vibración en el mando, así como la modificación de ciertos botones dando los míticos 4 símbolos de la playstation, utilizados en toda su comunicación, sea cual sea la época.

El mando está hecho para dar la máxima sensación de poder al jugador. Ya no se ve como una "herramienta que permite al jugador utilizar la consola", sino como un elemento esencial de inmersión. Ya se sabe: hay que hacer todo lo posible para que el jugador se sienta implicado. Todo lo que sea hacer esto es bueno para cualquier controlador.

Con juegos como GTA que aprovechan al máximo la función de vibración y las prestaciones de la consola y su mando, la PS1 se ha convertido en el referente de los videojuegos "adultos" con una historia compleja.

El joystick de PS1

La construcción y el diseño de la PS1 marcaron varias pautas en la industria en cuanto al uso de los botones y la tecnología. En primer lugar, los botones analógicos se limitan al joystick y a dos botones. Un botón analógico es un botón que responde a la presión.

Este sistema se puso en marcha para dar al jugador un mayor control sobre su entorno, pero también una verdadera sensación de integración en el videojuego.

Este sistema de precisión se ve favorecido por el hecho de que Sony se dirige al jugador pesado, a los "gamers" y no a "la familia" o a "los niños" como hacía Nintendo hasta entonces. Y lo que los jugadores querían era un mando que respondiera bien, que fuera fácil de sujetar, pero que también permitiera jugar a juegos complejos.

Todo esto es posible gracias a la consola y su soporte de CD, pero también a las tarjetas de memoria de alta capacidad de Sony. El mando es, por tanto, muy diferente al de la Nintendo 64 y su joystick no analógico.

Compatibilidad con los mandos de Playstation

La firma japonesa es consciente de que su PS1 sigue siendo popular. Antes del lanzamiento de la PS2, la PS1 seguía siendo muy buena para su época. Sony era consciente de la nostalgia que sentían los jugadores y decidió hacer sus mandos y juegos retrocompatibles. La empresa no quería perder su primera gallina de los huevos de oro, la PS1 y sus juegos. Ellos

Eran conscientes de que los nuevos jugadores que adquirían una nueva consola no cogerían un juego de PS1 ni se les ocurriría jugar con una PS1 si tenían una PS2.

La retrocompatibilidad de los mandos y juegos de PlayStation se convirtió en un punto de venta: podías jugar a tus juegos favoritos en PS2. Y como todo el sistema es compatible con la PS1, no es necesario empezar de cero con nuevas tarjetas de memoria. Esto se ha convertido en la marca de Sony, junto con los mandos. Hoy en día, un sistema PS no retrocompatible se considera "una estafa", un "no hacer".

El precio de un mando de Playstation

Los icónicos mandos de la PlayStation están entre los más codiciados en el mundo de los juegos retro. Por un lado, forma parte de una empresa que se ha consolidado como consola única, y por otro, es el verdadero emblema de los videojuegos de los años 90-200. Los precios varían entre 59 y 159 euros.